14 abr. 2019

La Malquerida de Manuel Penella: La Zarzuela vuelve a le Les Arts

El pasado jueves 11 de abril se estrenó en Les Arts la Zarzuela del valenciano Manuel Penella basado en la obra homónima de Jacinto Benavente.

Sin duda la expectación en el público valenciano era grande por tres razones fundamentales:

1. Porque es una Zarzuela que desde su estreno en Barcelona el 12 de abril de 1935, prácticamente no se ha representado, salvo esta recuperación que ahora han realizado Los Teatros del Canal de Madrid en coproducción con Les Arts, y que se pudo ver también en el Teatro Campoamor de Oviedo.

2. Porque supone la vuelta del género de la zarzuela a Les Arts, siendo éste altamente demandado por el público valenciano, tal y como se pudo apreciar el día del estreno con el aforo de la sala Martín y Soler totalmente lleno.

3. Porque contaba con un plantel de jóvenes intérpretes, la mayoría de ellos provenientes del Centre Plácido Domingo, que hace absolutamente creíble el drama que ocurre en el escenario y contando adicionalmente con actores profesionales para papeles como el de El Rubio.

Pues bien, el resultado no pudo ser más satisfactorio, tanto en lo musical con la dirección de Santiago Serrate, como en la dirección de escena a cargo del valenciano Emilio López.

Del reparto debemos destacar especialmente a la Raimunda de Sandra Ferrández, que se encuentra en estos momentos en un excelente estado vocal, tal y como se pudo comprobar el día del estreno, siendo sin duda la gran triunfadora de la noche, en el que unió a una voz lírica y perfectamente proyectada una gran presencia escénica.
Igualmente destacaría el Norberto de Vicent Romero, cuya interpretación supo transmitir el drama que ocurre en escena, especialmente en su difícil romanza del segundo acto.

El resto del reparto cumplieron de forma más que solvente sus respectivos papeles, destacando el Esteban de César Ménendez y la Acacia de María Caballero, que a su buen hacer en el canto acompañaron una excelente interpretación de sus partes habladas. E igualmente también hay que destacar a pareja de Rufino y Benita, a cargo de José Enrique Requena y Andrea Orjuela, que dieron el toque cómico de la representación en su dúo cómico del Acto III.
Se nota que ha habido una preparación seria de los papeles junto con los maestros repetidores Javier Carmena y Rafael Andrade.

El Coro de la Generalitat Valenciana, cantó como nos tiene acostumbrados, es decir muy bien y la Orquesta de la Generalitat Valenciana estuvo atenta en todo momento a la dirección de Santiago Serrate.

Como ya he dicho, la dirección de escena de Emilio López está muy bien resuelta, con una plataforma que va girando y nos muestra las diversas localizaciones de la Hacienda de "El Soto", al que acompaña un vestuario tradicional mejicano a cargo de Gabriela Salaverri y una excelente iluminación de Sergio García, lo que hace perfectamente creíble el drama que ocurre en el escenario.
Como concesiones no previstas en la obra, pero que funcionan perfectamente, está el grupo de Mariachis que aparecen al inicio de la Zarzuela acompañando a Vicent Romero cantando "Todas las mañanitas vuelve la aurora...." de Don Gil de Alcalá, y en el Acto II y la copla de La Maredeueta por Dña. Cocha Piquer, que se puede escuchar de música de fondo en el Acto II, y que sin duda rememora la época en la que Penella compuso La Malquerida.

En definitiva, muy buena representación de esta rareza que es La Malquerida y que hizo las delicias del público que asistió el día del estreno, y que una vez más demuestra que la Zarzuela, bien interpretada, como es el caso, en nada tiene que envidiar a la ópera, y sino que se lo dijeran a tres grandes de la dirección como fueron Rafael Frühbeck de Burgos, Igor Markevitch y Ataulfo Argenta.

Quedan 3 representaciones, estando todas las localidades vendidas.

Las fotos son cortesía de Les Arts.
 
Pablo Font de Mora